Libro ADICCIÓN AL PENSAMIENTO: Anotación para psicólogos.



Como anotación dirigida específicamente a aquellos colegas psicólogos que se han acercado a la lectura del libro “Adicción al Pensamiento”, deseo precisar que el planteamiento aquí realizado está en consonancia con una síntesis coherente de mi visión “naturalista-constructivista” de la psicoterapia (y de la vida) y con lo que considero los siete grandes principios o estrategias subyacentes y confluyentes, comunes, generales y fundamentales de cualquier tipo de intervención psicológica, ya sea ésta de carácter generativo o de carácter terapéutico, e independientemente del tipo de disfunción y de objetivos que se aborden. Se trata de factores de un nivel medio de abstracción, no tan específicos como las técnicas, ni tan generales como los grandes principios teóricos:
1. Generar y mantener la motivación para el cambio.
2. Generar y mantener la confianza y expectativas de cambio.
3. Orientar hacia la autorresponsabilización y personalización de los objetivos.
4. Facilitar dialécticamente la conexión con puntos de vista y significados alternativos.
5. Promover conductas y experiencias que permiten la conexión con puntos de vista y significados alternativos.
6. Promover y dirigir nuevas conductas, interacciones y asociaciones que permiten romper o instalar hábitos conductuales, emocionales y/o relacionales.
7. Fortalecer la presencia consciente, desarrollando la aceptación y la auto-aceptación. A su vez, considero a éste un factor nuclear más general que irradia especialmente hacia todos lo demás.

Parto de la consideración de que estas grandes estrategias generales, concretadas en formulaciones y expresiones técnicas muy variadas y, a menudo, sólo aparentemente contradictorias, conforman siempre los elementos o principios activos responsables del cambio. Mi particular planteamiento de trabajo, tanto en lo que se refiere a su variedad tecnológica como a su base metodológica y epistemológica, sólo puede reflejarse en “Adicción al Pensamiento” muy parcialmente, aunque presenta la ventaja de acercar una visión directa del trabajo real en consulta, del cómo hacer, más que una descripción teórica e insuficientemente ilustrativa de qué hacer, como suele observarse en muchos libros especializados dirigidos a psicólogos. En tal sentido, confío en que este texto, de carácter eminentemente divulgativo, pueda tener también un aprovechamiento significativo por parte de mis colegas, que deben poder evaluarlo y criticarlo en varios niveles de análisis.
Entre otras cosas, aquí se pueden observar principios, elementos y técnicas que recuerdan a la terapia cognitiva, a los enfoques humanistas, a la terapia de aceptación y compromiso, a la programación neurolingüística, a la terapia estratégica y a los enfoques sistémicos en general, a la hipnosis, a la filosofía y psicología oriental tradicional… A diferencia de otros enfoques supuestamente eclécticos e integradores al uso (ya sea una integración técnica o teórica), que no considero de verdadero espíritu integrador, el planteamiento aquí realizado se enmarca dentro de lo que denomino una “Terapia de Síntesis”, no tan innovadora y original por tanto en cuanto a su expresión técnica como en cuanto a su organización, comprensión y filosofía implícitas, y en cuanto a sus criterios de decisión.

© Copyright 2014 Pedro Jara - Diseñado por Identika.